¿Vas a comprar un frigorífico? Estos son algunos aspectos a tener en cuenta en función del sistema de frío que usan

Llega la hora de renovar el frigorífico de casa. Puede que por uso o simplemente por tiempo toque pasar por caja y hacernos con un nuevo modelo. En este caso puede que te surjan algunas dudas sobre las características que debe reunir. Y si hace un rato hablamos de los puntos a tener en cuenta, los comunes a todos los modelos, ahora toca hacerlo de un aspecto técnico.

Y es que al llegar a la tienda puede que algunas de las especificaciones que nos asaltan nos hagan dudar ante el modelo que nos interesa más elegir. Dejando a un lado aspectos básicos cómo el precio o las medidas, debemos revisar la hoja de especificaciones y entre ellas destaca el sistema usado para la conservación de los alimentos por medio del frío. Y así podemos optar por elegir entre modelos “No Frost”, por refrigeración “estática o ventilada” o de tipo “Frost Free”.

Así que llegados este punto es interesante conocer en que consiste cada uno de estos sistemas en lo que se refiere a a la forma de conservar los alimentos de manera que podamos elegir el refrigerador que más se adapte a nuestras necesidades.

Frigoríficos No Frost

También llamados Total No Frost, la principal característica es que en estos se limita y controla la formación de moho o malos olores en el interior del frigorífico. Para ello cuentan con un sistema en el que se integra un evaporador, un dispositivo de ventilación y un motor.

Junto a ellos el sistema realiza un tratamiento del aire para eliminar los vapores producidos por los alimentos (causantes de los olores) y que a su vez controla la formación de escarcha en el interior (de frigorífico y congelador). Esta escarcha se forma por la congelación de la evaporación del agua de los alimentos en su mezcla con el aire que entra al abrir el frigorífico, algo que se nota sobre todo en lugares con una alta humedad ambiental.

El frío que generan estos modelos es más seco, por lo que se hace aconsejable conservar en ellos los alimentos pero siempre en recipientes cerrador o al menos protegidos por algún elemento (papel aluminio, envases o film transparente.

En lo referente al congelador, este también es “No Frost”, de forma que se evita que el usuario tenga que realizar labores periódicas de descongelación para así garantizar el buen funcionamiento del mismo y que enfría como es debido.

Frigoríficos estáticos
Estatico

Esta segunda opción difiere de la primera ya que gracias al uso por lo general de dos motores, crea un doble sistema de ventilación. Así uno de los motores se destina al enfriamiento del frigorífico y otro del congelador. A este sistema se le denomina también “estático ventilado”.

En este caso el refrigerador hace uso de un gas que se distribuye por toda la zona trasera del aparato y que hace que este se enfríe hasta alcanzar la temperatura que hemos establecido en el termostato.

Una tipología que a su vez cuenta con una variante como es la de los frigoríficos “estáticos ventilados” y en los cuales se añade un ventilador en el interior (seguro que te suena de verlo en muchas neveras) que suele ir situado en la parte superior. Este se encarga de la difusión del frío de forma uniforme buscando conservar mejor los alimentos con independencia de su colocación.

En este caso nos encontramos con un frío no tan seco como en el primer caso y con la necesidad de realizar una descongelación manual del congelador al menos una vez al año para garantizar el buen funcionamiento del mismo.

Frigoríficos Frost Free
No Frost

Se trata de un tipo de frigorífico en el que se combinan aspectos de los dos modelos anteriores y son la tipología más reciente en llegar a las tiendas.

En estos encontramos un interior en el que el frío generado no es seco de forma que los alimentos no tienen porqué estar protegidos necesariamente. En este modelo no se mezclan los olores y para ello algunos modelos cuentan en su interior con el ventilador que ya vimos en los de tipo “estático ventilado”.

Además se trata de un tipo en el que tanto ele “frigo como el congelador cuentan con el sistema “No Frost”, de forma que como en el primer sistema, evitamos tener que llevar a cabo una descongelación periódica como si tenemos que hacer en los de tipo “estático” y “estáticos ventilado”.

Se trata de los tres tipos de frigorífico más habituales a encontrar en las tiendas. Tres tipologías con características bien diferenciadas entre las cuales y en combinación con los elementos que vimos ayer, tendremos que optar a la hora de hacernos con el que más nos interese.

En Xataka SmartHome | ¿Vas a comprar un frigorífico? Estos son algunos aspectos a tener en cuenta

Categorias: Tecnología

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

17 − 11 =

¿TE HA GUSTADO? ¡COMPÁRTENOS!